El sentido del progreso según Miguel Delibes

A muchos de ustedes, el nombre de Miguel Delibes debe de sonarles aunque solo sea a leve rumor de lluvia de otoño. Para los lectores de mi generación, y para los de la generación que me precede, Delibes es una figura siempre presente al tiempo que sumamente discreta.

Miguel_Delibes

En Delibes, hombre y escritor forman un todo indivisible tan estrechamente ligado a su tierra, Castilla, que resulta imposible entender al uno sin el otro, ni a ambos sin su relación con ese paisaje al que siempre fue fiel. La tierra es, en las obras de Delibes, el protagonista principal. «En todas ellas se desprende un profundo humanismo» que puede resumirse «en una fidelidad y defensa a ultranza del hombre integrado en la naturaleza o relacionándose con ella en un plano de concordia».*

Por ello, no resulta del todo asombroso, aunque chocara a muchos, que con motivo de su ingreso en la Real academia de la lengua en mayo de 1975, su discurso revistiera la forma de un grito de alarma, de un llamado a la cordura, ante la devastación y el saqueo a la que el género humano estaba sometiendo al planeta que le acoge. Atrevimiento que Delibes justifica con estas palabras de introducción:

“¿Por qué no aprovechar este acceso a tan alto auditorio para unir mi voz a las protestas contra la brutal agresión a la Naturaleza que las sociedades llamadas civilizadas vienen perpetrando mediante una tecnología desbridada?”

Salvando distancias, su propuesta de defensa medioambiental es hoy en día de candente actualidad, poniendo en evidencia nuestra incompetencia a la hora de poner freno, en tanto que especie, a nuestro propio suicidio colectivo. Valga como botón de muestra este extenso párrafo en el que Miguel Delibes desvela el sentido de su libro Parábola de un náufrago:

“En esta fábula venía  a sintetizar mi más honda inquietud actual, inquietud que, humildemente, vengo a compartir con unos centenares – pocos – de naturalistas en el mundo entero. Para algunos de estos hombres la Humanidad no tiene sino una posibilidad de supervivencia, según declararon en Manifiesto de Roma: frenar su desarrollo y organizar la vida comunitaria sobre bases diferentes a  las que hasta hoy han prevalecido. De no hacerlo así, consumaremos el suicidio colectivo en un plazo relativamente breve.

Su razonamiento es simple. La industria se nutre de la Naturaleza, y la envenena y, al propio tiempo, propende a desarrollarse en complejos cada vez más amplios, con lo que día llegará en que la Naturaleza sea sacrificada a la tecnología. Pero si el hombre precisa de aquella, es obvio que se impone un replanteamiento.

Nace así el Manifiesto para la supervivencia, un programa que, pese a sus ribetes utópicos, es a juicio de los firmantes, la única alternativa que le queda al hombre contemporáneo. Según él, el hombre debe retornar a la vida en pequeñas comunidades autoadministradas y autosuficientes, los países evolucionados se impondrán el «desarrollo cero» y procurarán que los pueblos atrasados se desarrollen equilibradamente sin incurrir en sus errores de base.

Esto no supondría renunciar a la técnica, sino embridarla, someterla a las necesidades del hombre y no imponerla como meta. De esta manera, la actividad industrial no vendría dictada por la sed de poder de un capitalismo de Estado ni por la codicia veleidosa de una minoría de grandes capitalistas. Sería un servicio al hombre, con lo que automáticamente dejarían de existir países imperialistas y países explotados. Y, simultáneamente, se procuraría armonizar naturaleza y técnica de forma que ésta, aprovechando los desperdicios orgánicos, pudiera cerrar el ciclo de producción de manera racional y ordenada. Tales conquistas y tales frenos, de los cuales apenas se advierten atisbos en los países mejor organizados, imprimirían a la vida del hombre un sentido distinto y alumbraría una sociedad estable, donde la economía fuese el eje de nuestros desvelos y diese preferencia a otros valores específicamente humanos”.

Puedes acceder al discurso completo de Miguel Delibes aquí.

Te animamos también a que leas algunos de sus libros más memorables, como La sombra del ciprés es alargada, Los santos inocentes, El camino o Las ratas.

*GARCIA DOMINGUEZ, Ramón:  “Miguel Delibes, un hombre, un paisaje, una pasión”. Ediciones Destino. Barcelona, 1985.

 

23 de abril de 2019: Día nefasto para el libro y la cultura

Me acaba de llegar la noticia de que en 2019 no se celebrará en Quebec el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor. La razón alegada es la falta de financiación por parte de las autoridades culturales de nuestra “belle province”.

Si se ha llegado a este punto no es porque el lector sea una rara avis, no. Lectores hay muchos, aunque no tantos como en aquellos tiempos en los que nos paseábamos sin ningún tipo de dispositivo electrónico permanentemente instalado en nuestras manos. Lo que si resulta cada vez más rara es la propensión de dicho lector a invertir una parte de sus recursos pecuniarios en la adquisición libros, sean estos en papel o en formato digital.

Cabe preguntarse, ante este hecho, si la rentabilidad económica, medida en función de la cifra de libros vendidos, no está siendo antepuesta a la promoción real de la lectura y, por consiguiente, al fomento de la cultura, del conocimiento y de la actitud crítica.

En tanto que sociedad, tal vez sea eso lo que estemos dando a entender a quienes se ocupan de administrar nuestra cultura, rebajada hoy en día a mero bien de consumo e incluso a simple y vulgar entretenimiento. Pero no es menos cierto que toda política cultural debe estar encaminada, por encima de todo, a despertar la conciencia de los seres pensantes que somos, y esto, a pesar de que, como individuos, no siempre seamos lo suficientemente lúcidos como para constatar tal necesidad.

No deja de parecerme chocante que, en una época en la que se celebran tantos y tantos días internacionales y mundiales de tantas y tantas cosas, el libro y la lectura sean el objeto de tanto desmérito.

De libros y delirios.

Día Mundial del Libro y de los Derechos de Autor.

Foto de Eneas de Troya Creative Commons License

La figura de mi abuelo paterno sentado en la salita de casa, de espaldas a la ventana del patio, leyendo desde el amanecer hasta el mediodía el periódico y desde la sobremesa hasta el anochecer las páginas de un de sus libros es, quizás, una de las imágenes más queridas y entrañables de cuantas conservo de mi infancia.

Recuerdo, sobre todo, un libro; un mamotrético infolio encuadernado en plena pasta española patinada por el tiempo, lustrosa de tan acariciada por unas manos que ya debieron soportar, en el pasado, otras cargas de más etérea pesadez contra las que su reiterada lectura debió constituir un placentero refugio. Esa Historia de Los Estados Unidos de América escrita por César Cantú, publicada por Gaspar y Roig en 1870 es, cuarenta y tres años después de la desaparición física de mi abuelo, uno de los más importantes inductores de los recuerdos asociados a su figura y a los momentos que vivimos juntos.

Navegamos hoy en las aguas turbulentas de una época delirante en la que la realidad del libro se redefine y se reinventa. 

El abandono progresivo del papel como soporte primordial de la palabra escrita parece prometer, y promete, una época gloriosa marcada por el advenimiento de una democratización creciente en el acceso a la escritura (de libros) y a la lectura (de esos mismos libros). Aquellos que producen, que crean e inventan esas combinaciones de ideas y palabras que, revistan la forma que revistan, seguiremos llamando novela, ensayo, cuento, poema…, seguirán estando ahí, detrás de la pantalla de nuestro lector digital, más etéreo, eso sí, tan impalpables como los pensamiento surgidos de la sinergia de la neuronas de sus respectivos cerebros.

Cabe esperar que la influencia de las nuevas tecnologías no termine disipando del todo esas inclinaciones, tan humanamente fetichistas, que sigan haciendo lícito pensar en el libro como en el ídolo material de la devoción de nosotros los lectores. Los libros en papel hablan de sus dueños, de aquellos a los que vimos afanarse en su lectura y de aquellos otros a los que solo nos es dado intuir a partir de las trazas más o menos tenues que en ellos dejaron con intención o por simple descuido. Un libro es memoria y, de uno u otro modo, el Día Mundial del Libro es el día Mundial de la Memoria.

¡El próximo 23 de abril, celebra la memoria celebrando el Día Mundial del Libro y de los Derechos de Autor!

Texto: Francisco Hermosín

CRÓNICA: La pasión según Carmela – Marco Aguinis

LA PASIÓN SEGÚN CARMELA

MARCO AGUINIS
Sudamericana 2008

Argentina

BIOGRAFÍA:


Escritor argentino nacido en Córdoba en 1935. Doctor en Medicina, en 1963 publicó su primer libro y, desde entonces, ha publicado novelas, libros de ensayos, libros de cuentos y biografías que generan entusiasmo y polémica. Ha escrito en diarios y revistas de América latina, Estados Unidos y Europa. Cuando se restableció la democracia en la Argentina en diciembre de 1983, fue designado subsecretario y luego secretario de Cultura de la Nación. Ha recibido entre otros el Premio Planeta y fue designado Caballero de las Letras y las Artes Francesas. La literatura de Marcos Aguinis tiene un carácter profético en el sentido de que critica los errores y denuncia las injusticias del pasado y del presente, a fin de prevenir tragedias futuras.

El poder de la palabra.

Refugiados. Crónica de un palestino (1969)
La cruz invertida (1970), Cantata de los diablos (1972)
La conspiración de los idiotas (1978)
Profanación del amor (1989),
La gesta del marrano (1991)
La matriz del infierno (1997)
La pasión según Carmela (2008)

TRAMA:

La acción se sitúa en Cuba en los inicios de la revolución y se desarrollará a lo largo de los 10 o 12 primeros años de la misma. Carmela, joven estudiante de medicina perteneciente a una importante familia de la burguesía habanera, decide dejarlo todo para sumarse a las filas de los sublevados. Asqueada de la vida monótona y vacía que su reciente matrimonio parece imponerle, de la autoridad familiar, de la hipocresía y prejuicios propios de su clase, y consciente de la gran injusticia y las desigualdades que operan en el seno de la sociedad cubana, siente que su adhesión a las fuerzas levantiscas es su forma de contribuir a la construcción de una nueva Cuba equitativa e igualitaria.

La pasión de Carmela es doble: por un lado está el amor por Ignacio, otro joven idealista como ella, economista de formación y profundamente embebido de las doctrinas de los grandes ideólogos del comunismo (que queda relegado un muy segundo plano); por otro, y sobre todo, el aferramiento a sus ideas, a las que se mantendrá fiel a pesar de la desviación de los principios revolucionarios y de los numerosos reveses personales que su proximidad a Huber Matos le acabará acarreando. La caída en desgracia de su hermano Lucas, de Huber Matos, y otros compañeros revolucionarios, los fusilamientos sumarios, los programas de reeducación (ella misma participa en la recogida de algodón, de caña, la frustrada plantación de café), el acercamiento al modelo comunista ruso, y muchos otros signos, no parece ser suficiente para desmentir su fe en Castro y en la figura de padre de la patria que ella misma ha llegado a elaborar.

La segunda parte del libro se convierte en una interesante crónica de la revolución hecha desde dentro gracias a la privilegiada situación de Carmela, que participará en importantes acciones armadas, será nombrada cronista personal de Huber Matos y más tarde trabajará en el Ministerio de Asuntos Exteriores como jefa de agitación y propaganda. Personajes reales como Fidel Castro y su hermano Raul, Camilo Cienfuegos, Huber Matos, Raúl Roa y otros, desfilan en estas páginas que se convierten en un instrumento fácil para comprender el proceso revolucionario y la trayectoria del mismo hasta el momento en que la evidencia se impone y que numerosos disidentes comienzan a escapar de la isla.

En este libro, Marco Agunis, gran defensor de las libertades, da rienda suelta a lo que debió ser su entusiasmo por un movimiento que partió de principios elevados surgidos del pueblo para acabar derivando en la particular visión y afanes de grandeza de un solo individuo y de sus principales acólitos. Carmela es la excusa, y el balcón a partir del cual nos hace asistir a una de las más importantes aventuras de los tiempos modernos.

Hablando de libros…

A partir de este mes, Las Américas publicará pequeñas crónicas o reseñas de las últimas novedades de la literatura hispana. Cada una de estas crónicas incluye una biografía del autor y su principal bibliografía.

El objetivo es ayudar a nuestros clientes a encontrar ese nuevo libro que quisieran leer pero que aún no lo saben.

Todos los libros están en venta en la librería.

****
Des maintenant Las Americas publiera des petites chroniques des des derniers nouveautés de la littérature hispanique. Chacune de ces chroniques comprend une biographie de l’auteur et sa bibliographie plus importante.
L’objectif est d’aider nos clients à trouver ce nouveau livre que vous voulez lire, mais ne savent pas encore.
Tous les livres sont en vente à la librarie.