Serie: Enciclopedia del Arte

¿Quién no ha sentido curiosidad por conocer todo acerca de los grandes creadores de la humanidad? En la Librería Las Américas hemos recibido una colección fantástica de libros de arte con imagenes a todo color, historia, explicaciones en ediciones que dará gusto presumir en nuestras bibliotecas.

La colección incluye grandes artistas como Gaudí, Goya, Warhol, Velázquez, Da Vinci y Frida Kahlo así como los tesoros arequeológicos de los Incas, Aztecas y de la antigua Grecia.

¡Abrir un libro de estos es regalarse varias horas de asombro y aprendizaje!

¿Qué leer? – Literatura nueva y osada

La Colección Púrpura de la editorial Salto de Página está disponible en la Librería Las Américas.

Para los lectores que buscan una literatura en español diferente, osada, sin tabúes, la Colección Púrpura será un verdadero placer. En esta serie se encuentran a los nuevos autores  hispanos que escriben novelas que no se apegan a un sólo género, sino que fusionan los existentes y los inventados, 

Autores de Colombia, Cuba, México, Chile, España, Perú y varios otros países, nos ofrecen novelas que van desde narrativas urbanas que degeneran en situaciones inesperadas y humorísticas, como es el caso de ‘Hasta donde me orinen los perros‘ de Fernando Ampuero que se desarrolla en la ciudad de Lima,   hasta nuevas formas de la narrativa de horror como ‘Diástole‘ de Emilio Bueso, una cruza entre novela negra y novela de horror, la cual estira geográficamente para situarla en la extinta Unión Soviética. 

Entre los autores cubanos en la colección está Alejandro Hernández, con la novela ‘Oro Ciego’, una aventura histórica que comienza en 1898 en Cuba. Una historia bastante imaginativa y original que nada tiene que ver con la novela histórica clásica. Del mismo autor, pero en otro registro completamente es ‘Algún demonio’, una novela de personajes dispares e impredecibles que se encuentran en circunstancias únicas como sólo suceder en Cuba.

‘Aliento a muerte’ de F.G. Haghenbeck se desarrolla en el México de 1868, justo después de la batalla de Puebla es la historia de un oficial mexicano que vuelve a su pueblo donde lo creen muerto, donde todo mundo es su enemigo, donde – y aquí es donde deja de ser una novela histórica melodramática – sus unicos aliados son un cocinero enano de orígen francés y dos prostitutas siamesas. 

Más allá de los autores conocidos como García Márquez, Isabel Allende o Carlos Ruiz Zafón, en la Librería Las  Américas abrimos  las puertas a una literatura nueva, diferente que está por primera vez disponible en Canadá en formato libro impreso.

Otros títulos de la misma colección:
El escondite de Grisha de Ismael Martínez Biurrun (España)
El universo de al lado de Eduardo del Llano (Cuba)
El paseo millonario de Roberto Tejela (España)
Matar y guardar la ropa de Carlos Salem (Argentina)

Libro: Un piojo llamado Matías – Fernando Aramburu

LA VIDA DE UN PIOJO LLAMADO MATIAS
FERNANDO ARAMBURU
Tusquets 2004

Fernando Aramburu (fotografía de Tusquets Editores)
La editorial Tusquets anunciaba el pasado día 29 de noviembre el fallo de
su tradicional premio de novela. El galardón recayó en el autor vasco Fernando
Aramburu por su novela  
Años lentos,  en la que profundiza en la sociedad vasca y, en particular, en la génesis de
ETA y en el terrorismo armado.

La prosa de Fernando Aramburu no siempre ha sido tan grave ni se
limita a una sociedad a la que escruta con
detenimiento. 

No, Aramburu es capaz de apearse de su mundo de adulto haciendo
suyos los sentimientos de un niño y hasta los de un piojo que, ignorante del
macrocosmos que le rodea, interpreta su pequeñito universo con la inocencia del
infante que apenas lo comienza a conocer. Ese es precisamente el ejercicio que
lleva a cabo en su libro para niños de entre 8 y 88 años “La vida de un piojo llamado Matías”  sobre el que hemos querido
ofrecerles la siguiente crónica ahora que las fiestas navideñas les dejarán un
poquito más de tiempo para leer:
La cabeza de un conductor de trenes, inmenso espacio poblado de una vegetación densa y exuberante; una gorra de pana similar a un enorme páramo seco y desolado; o la barriga de un perro cuya agradable temperatura lo convierte en el paraíso anhelado de cualquier ácaro que se precie, son algunos de los agrestes territorios que Matías, el piojo de nuestra historia (nuestro piojo, por tanto), acabará recorriendo a lo largo de su extraordinaria y breve epopeya.

Desde la cima de su vejez, Matías nos relata las circunstancias de su nacimiento en la nuca del maquinista, donde peligros extraordinarios como inundaciones de espuma, ráfagas ensordecedoras de aire caliente, o peligros inusitados como el del “dedo rascador”, lo obligan a mantenerse en un continuo estado de alerta como único modo de conservar la vida.

Poco a poco, Matías va conociendo su mundo.

“Había sido hasta entonces un piojo ignorante…”, se dice, “…creía que el mundo acaba y comienza en la nuca de un maquinista”. 

En compañía de una pioja que resultar ser sur hermana, Matías emprenderá entonces, una larga marcha tan rica en experiencias como en enseñanzas. Así, caerá prisionero del poderoso Rey de la caspa, que lo obliga a transportar bloques de piel destinados a la construcción de su palacio; pasará hambre y sed y habrá de hacer frente a las críticas severas de un piojo adulto incapaz de comprender a las nuevas generaciones, conocerá el amor y generará su propia descendencia, soportará los ataques de una banda organizada de piojos pendencieros y sufrirá, en su propia quitina, la famosa profecía del “gran ojo” de la que escuchara hablar a algún que otro piojo, viejo de por los menos cuarenta días.

La vida de un piojo llamado Matías no es una historia banal. Escrita en un estilo fresco y fluido, su trama pasa, no obstante a un segundo plano frente a la destreza con la que Aramburu logra humanizar a Matías, que se volverá entrañable a nuestros ojos porque en el fondo es el protagonista de una divertida y refrescante metáfora que tiene como eje nuestro propio universo y en la que se vehiculan valores tan fundamentales como, la empatía, la amistad, la constancia, el amor, el espíritu de sacrificio, la bondad o el altruismo.

Aquellos que tienen hijos, encontrarán aquí la oportunidad de compartir con ellos unas cuantas horas de agradable lectura; aquellos que carecen del hábito de la misma, la ocasión de adquirirla de forma amena y divertida.

Nota sobre el autor:
Fernando Aramburu, nació 
en San Sebastián en 1959. Cuenta en su haber con destacados premios
literarios como el Ramón Gómez de la Serna (1997), el Euskadi (2001), el Dulce
Chacón de Narrativa Española (2007), o el Premio Tusquets de novela (2011)
otorgado este último por su libro “Años lentos”. 
Colaboración: Francisco Hermosín.

Los tesoros cubanos de la Librería Las Américas

Venga a conocer las ediciones de libros cubanos preservados en Las Américas desde hace más de  treinta años. No sólo por la belleza y el colorido de estos ejemplares, sino por su genuina rareza. Muchos de estos libros no se encuentran ya disponibles en ningún lado, y la gran mayoría nunca serán reeditados.
Entre ellos,se encuentran primeras ediciones de sellos editoriales como Casa de las Américas, UNEAC, Unión, y algunos pertenecientes a  las colecciones ya desaparecidas «Cocuyo» y «Manjuarí».

En excelente estado de conservación, están disponibles para su venta a bibliófilos empedernidos.

Con esta  introducción queremos anunciar  una serie de artículos con las descripciones detalladas de algunas de estas joyas.

Entrevista a Ana Cabrera Vivanco

Ana Cabrera Vivanco (La Habana, Cuba, 1950) es la autora de las novelas Las horas del alma y Las cien voces del diablo, la primera de ellas ha sido seleccionada como la revelación del año en el 2010 gracias a los votos de sus seguidores.

La revista Cañasanta ha entrevistado a la autora en donde responde a preguntas sobre su novela Las horas del alma, sobre lo que representa ser novelista y sobre su próximo proyecto.Los invitamos a leerla.

Nueva colección de libros infantiles – Editorial OQO

Los tres cerditos
OQO editora está especializada en literatura infantil y juvenil en álbum ilustrado. Combina textos de autores contemporáneos y cuentos maravillosos con ilustraciones de gran riqueza plástica, con el objetivo de fomentar la reflexión y la creatividad de las niñas y los niños para que desarrollen la imaginación y el
humor como actitud ante la vida.
Para esto, apuesta tanto por la recuperación de la tradición oral, como por nuevas historias procedentes tanto de España como de cualquier punto del planeta. De esta forma, los niños pueden acceder a través de los álbumes de OQO editora a distintas sensibilidades culturales, en un momento en el que se necesita incentivar entre los más pequeños la diversidad y el respeto por la cultura propia y ajena.

 

Azucar y Sal



En este momento, OQO es la única editorial independiente europea que hace edición propia de álbumes ilustrados en gallego, euskera, español, portugués, brasileiro, inglés, francés, italiano, polaco y neerlandés. Además, a través de acuerdos con editores de otros países las historias de OQO llegaron a Turquía,
Japón y Corea.
Los siete cabritos
Sin duda, un buen libro trasciende todos los idiomas y puede ser disfrutado por un niño en cualquier país del mundo. OQO editora, mantiene su proximidad con los gustos de las niñas y los niños, sea cual sea su lugar de origen, ya que todos demandan lo mismo: relatos únicos y diferentes que los embarquen en un viaje que los sorprenda, que los inviten a jugar, a descubrir, a inventar… a no dejar nunca de soñar.
Estos libros están disponibles en la Librería Las Américas


Las recetas olvidadas por Gamal El Fakih Rodríguez

La Librairie Las Américas vous invite, le mercredi 27 avril 2011 à 18h, à la présentation du livre Les recettes oubliées des Andes vénézuéliennes, un voyage culinaire et photographique qui recueille les recettes qui se sont transmises de génération en génération dans la région.

Nous compterons sur la présence de l’auteur qui parlera de son œuvre et du processus de sa création.

Ce livre, édition québécoise bilingue française/espagnole, est une œuvre de Gamal El Fakih Rodríguez, et est photographié par Jean-Luc Crucifix, résident au Venezuela depuis 1983.

Le livre a été lauréat du Prix Gourmand 2011 dans la catégorie de la meilleure photographie et et finaliste dans la categorie meilleur livre de cuisine regionale.

Crónica: Caperucita en Manhattan – Carmen Martín Gaite

CAPERUCITA EN MANHATTAN

Carmen Martín Gaite
Siruela, 2009

BIOGRAFÍA:

Nació en 1925 en la ciudad de Salamanca, España, y falleció en Madrid en julio del año 2000. Doctorada en Filosofía y Letras, se la considera como uno de las principales representantes de la generación de narradores de la posguerra civil española y uno de los valores más firmes de la literatura española contemporánea. Fue autora de numerosos libros de ensayo, poesía y novela, centrados sobre todo en el análisis de las relaciones entre el individuo y la colectividad, que le merecieron galardones como el Premio Nadal, Premio Nacional de Literatura, el Premio Anagrama de Ensayo, o el Premio Príncipe de Asturias de las Letras,

Caperucita en Manhanttan no es exactamente la reescritura del famoso cuento que todos conocemos escrito por Charles Perrault allá por el siglo XVII. Lo que si es cierto, es que Carmen Martín Gaite se inspira en él y conserva los tres personajes principales de la historia; la propia caperucita, evidentemente, a la que llama Sara Allen; la abuela, que ella identifica con una antigua actriz y cantante; y, por supuesto, el lobo, que aquí no es otro que Mister Woolf, un riquísimo magnate de la pastelería que ha hecho fortuna fabricando tartas.


Sara Allen, nuestra Caperucita, es una niña de unos 10 años que vive con sus padres, fontanero él y cuidadora de ancianos ella, en un edificio de apartamentos del barrio de Brooklyn, un lugar que ella considera sumamente feo y carente de todo interés. Hay que decir que Sara es un ser enormemente inquieto e imaginativo. Le encanta leer (ya ha leído libros como Alicia en el país de las maravillas o Robinson Crussoe) y sobre todo conocer. Es por ello que detesta la vida monótona, sumisa y previsible de su madre, una mujer timorata, víctima de su propio ritual cotidiano y sujeto a numerosas manías. Una de éstas es la de hace tartas de fresa siguiendo, siempre, una receta secreta que guarda celosamente en casa de la abuela.

La abuela es una antigua estrella de Broadway, bastante estrafalaria por cierto, que no se resigna a envejecer y que gracias a ese espíritu joven es capaz de mantener una gran complicidad con su nieta. Es por eso que Sara adora ir a su casa, situada en plena isla de Manhattan y muy cerquita del famoso Central Park, un lugar por el que Sara siente una tremenda atracción. Así, cada sábado, religiosamente, Sara acompaña a su madre a la hora de llevar una de sus famosas tartas de fresa a su abuela. Pero lo que verdaderamente desea es poderlo hacer un día ella sola para poder así pasearse por todo Manhanttan en total y absoluta libertad.

La ocasión se presenta el día en que sus padres deben emprender un viaje de forma inesperada y la dejan al cuidado de unos vecinos. Sara se escapa, sin olvidar la cesta con la tarta de fresas que su madre ya había preparado, toma el metro hasta el corazón de la Gran Manzana, y una vez allí, se da cuenta de que en ese universo no solo existen seres maravillosos, como Miss Lunatic, una vieja itinerante que parece salida de un cuento de hadas y que guarda un parecido asombroso con la famosa estatua de la libertad, sino también, individuos sospechosos con intenciones muy poco claras, como es el caso del famoso pastelero Mister Woolf, dispuesto a todo por poseer el secreto de la elaboración de la tarta de fresas que Sara Allen lleva a su abuela.

Caperucita en Manhattan alecciona sobre la iniciación de los niños y jóvenes a la vida adulta. Muestra la importancia de la experiencia y del aprendizaje sobre la familia, la amistad, el esfuerzo, la monotonía y peligros de la vida moderna pero, por encima de todo, sobre la responsabilidad que supone el hecho de tener que tomar decisiones con el fin, no solamente de ejercer la propia libertad, sino de ayudar a construirla en el seno de la sociedad de que formamos parte.

Quizás sea todo esto lo que justifique sus continuas reediciones, que ya han superado el número de 40 desde que fuera publicado por la primera vez a principios de los años noventa tras la visita de la autora a la Ciudad de Nueva York.

Una excelente opción para alumnos de nivel avanzado de español.

El Último Lector- David Toscana

Crónica presentada en Radio Centre Ville de Montreal por Francisco Hermosín.

David Toscana  nació en Monterrey, México, en 1961. Ingeniero de formación, decide un día dedicarse a la literatura como una forma de comprender mejor la historia, la tradición y las gentes del norte de México. Su obra se caracteriza por la omnipresencia del fracaso, la soledad, la muerte y está habitada por personajes enfrentados a la dureza de una tierra árida y desolada que los somete a duras pruebas. Es autor de unas seis novelas que se han traducido a más de 13 idiomas y merecido diversos premios como el Antonin Arteaud de narrativa.

A nivel internacional, se le considera como uno de los narradores más destacados de la literatura mexicana actual. El último lector es fiel reflejo de lo anterior.
La acción se sitúa en Icamole, una aldea ubicada en el norte de México, donde está por cumplirse un año desde la última lluvia. Remigio, que es el poseedor del único pozo al que aun le queda un poco de agua, descubre una mañana en el fondo del mismo el cadáver de una niña de unos 12 años. Casi simultáneamente, corre la noticia de que se trata de la hija de una dama viuda de visita en el pueblo vecino. Temeroso de que se le acuse de la muerte, Remigio decide ocultar el cadáver entre las raíces de un aguacate siguiendo los consejos de Lucio, su padre. Lucio es bibliotecario depuesto, (la biblioteca ha sido cerrada por falta de lectores y de recursos), que nada en la miseria, pero también un lector compulsivo para el que todos los sucesos del mundo real se encuentran contenidos en los libros. De hecho, Lucio reconoce en la niña muerta a la Babette del libro de Pierre Lafitte: La muerte de Babette y Remigio no puede sino sorprenderse cuando su padre le lee algunas páginas.

Apoyándose en la memoria de los cientos de libros que ha leído, Lucio es capaz de intuir los movimientos de los diferentes personajes que lo acompañan en la novela: el del presunto asesino, el de los policías encargados de la investigación, o el de la madre de la niña, gran lectora como él y a la que intentará seducir; pero también, el modo de reaccionar ante las situaciones que van sobreviniendo tratando con ello de manipularlas en su favor.

Sin embargo, El último lector no es una novela policíaca. El culpable está decidido de antemano y la intriga brilla por su ausencia. Se trata, más bien, de un profundo análisis del alma de Lucio, torturado por la muerte temprana de su mujer. Los libros acumulados en la clausurada biblioteca son los verdaderos pobladores de su universo, dedicando todo su tiempo a leerlos y a juzgarlos, no solo en función de su calidad literaria, sino también en cuanto a su adecuación a ese universo.

Es también, una crítica sincera sobre la esterilidad e inutilidad de gran parte de la literatura contemporánea. Como botón de muestra, este corto extracto de la página 107 en la que Lucio comenta a la madre de la niña:

Leo los libros uno por uno antes de decidir si los pongo en los estantes o lo mando al infierno (Pieza cerrada de su casa, plagada de cucarachas y otros insectos, en la que arroja los libros desechados con el ánimo de que sean destruidos.) ¿Sabía usted que de veintiocho paginas que se publican solo se lee una? Porque hay libros que se regalan a gente que no leen, porque caen en una biblioteca sin usuarios, porque se adquieren para abultar un librero, porque se obsequian en la compra de otro producto, porque el lector pierde interés desde el primer capitulo, porque nunca salen de la bodega del impresor, porque también los libros se compran por impulso. Yo acabo de deshacerme del Otoño de Madrid,… Para que un tedio como ese llegue a Icamole se requiere de la complicidad de autor, correctores, editores, impresores, libreros y hasta lectores; eso sin contar a la pareja del escritor que le dice si, mi vida, tú si escribes muy bonito. Delincuencia organizada…

No falta tampoco un poquito de humor en todo esto.

El ultimo lector es una historia totalmente surrealista, que explota los recursos propios del realismo mágico para hacer que se desvanezcan por completo las fronteras entre nuestra realidad de lectores, la ficción propiamente dicha de esta novela y la de los numerosos libros de los que Lucio nos habla, que dicho sea de paso, han sido todos ellos inventados por el autor David Toscana. Como ven, un libro que no es de fácil lectura, pero que debido a su gran originalidad y a la prosa contundente de su autor, nos mantiene embelezados hasta la última página.

El país de la canela – William Ospina (Colombia)

Crónica presentada en Radio Centre Ville por Francisco Hermosín.

Lo primero que me llamó la atención de este libro fue lo atractivo de su título, que me hizo pensar en un país como la India. Me equivoqué solo en parte puesto que, si bien la trama no se desarrolla en esa región del mundo, si que tiene lugar en lo que durante mucho tiempo se dio en llamar Las Indias Occidentales.
Se trata, por lo tanto, de un episodio de la conquista de América que nos es narrado en primera persona, a modo de crónica, por un testigo y partícipe en los hechos, Cristóbal de Aguilar. De él nos cuenta que nació y habitó la isla de La Española (actuales República Dominicana y Haití), que su madre murió en el parto y que su padre fue uno de los hombres de confianza de los Pizarro durante la reciente conquista del Perú. El padre ausente, su crianza queda al cargo de una nodriza llamada Amaney y sus posesiones y educación al cuidado de uno de sus mejores amigos. Al fallecer éste, Amaney confiesa ser su madre y con poco más de 18 años decide partir al encuentro de los Pizarro para reclamarles la fortuna que por derecho de conquista hubiera debido corresponder a su padre.
Hernando Pizarro está dispuesto a satisfacer sus reivindicaciones, pero a cambio de que participe en la expedición que se dispone a emprender, acompañado de más de 200 españoles y unos 4000 indios, en busca del País de la canela, un territorio supuestamente cubierto de miles de árboles de esta especia que, en aquella época, tenía tanto valor como el oro.
Lo cierto es que tal país acaba siendo una simple quimera, una inconmensurable parcela de selva extraña y peligrosa para todos, como se desprende de estas cuantas líneas que a continuación les transcribo:
“Acostumbrados a las alamedas y los olivares, a los robledales y los pinares que se encuentran al otro lado del mar, Gonzalo Pizarro ignoraba… que esta región del mundo no produce bosques de una sola variedad de árboles, y nada le parecía más natural que hallar un interminable bosque de canela. Pero aquí, en el suelo más estrecho, proliferan árboles y plantas diferentes, y cuando Pizarro llego con sus tropas a la región que le habían anunciado los guías indios, donde esperaba encontrar caneleros sin fin, solo halló entre la selva árboles espaciados de una canela nativa, de sabor semejante, pero que no justificaba la búsqueda porque no podía aprovecharse para negocio alguno”.
Este desengaño provocará, por un lado, la ira de Gonzalo Pizarro, que creyéndose engañado por los indios que lo guían somete a tortura y da muerte a cientos de ellos, y, por otro, será el origen de otra de las grandes empresas de la conquista, el descubrimiento y descenso del río Amazonas, que es lo que constituye el eje fundamental de este relato.
Tras este fiasco, Pizarro manda construir un barco en el que se embarcan unos 50 hombres al mando de Francisco de Orellana, y lo que debió ser una expedición de reconocimiento y búsqueda de vivieres, acaba siendo un viaje de más de10 meses hasta el océano Atlántico. Nunca ha quedado claro si el abandono de Pizarro por Orellana fue un gesto intencional o un hecho fortuito. Lo cierto es que Pizarro se ve obligado a volver por el mismo camino sufriendo mil penalidades, lo que de hecho también fue el caso para Orellana y los suyos.
Cristobal de Aguilar, el narrador mestizo dentro de la novela,  quien revive a su manera todos estos hechos, es un personaje de ficción. En realidad, Ospina se basa en las dos fuentes fundamentales de las que disponen los historiadores: la crónica de fray Gaspar de Carvajal, que acompañó a Francisco de Orellana en su exploración del Amazonas (testigo ocular por tanto), y en la Historia general y natural de las Indias de Gonzalo Fernández de Oviedo, que contiene, además, algunas entrevistas a Orellana y a algunos de sus hombres.
A pesar de ser una novela de gran contenido histórico, William Ospina ha sabido describir los hechos de una forma intensamente amena, utilizando para ello un lenguaje entre musical y poético casi tan oloroso como la canela. Su discurso es coherente y sin muchos altibajos, lejos de cualquier posición maniqueísta en la que hubiera sido fácil caer, lo que no le ha impedido mostrar una cierta dureza al tiempo que una gran apertura de espíritu a la hora de reflexionar sobre los mismos.
Junto con su precedente novela, que lleva por título Ursúa, y una tercera que será publicada el próximo año 2011, y que se titulará La serpiente sin ojos, Ospina dará por finalizada su trilogía sobre los viajes al Amazonas durante el siglo XVI.