Recomendación del librero- Las leyes de la frontera

LAS LEYES DE LA FRONTERA

JAVIER CERCAS

Uno de los rasgos que caracteriza la obra narrativa de Javier Cercas es su constante bucear en la realidad histórica y social de la España contemporánea. Su escritura no es un ejercicio gratuito en el sentido de servir únicamente la causa de la ficción; lejos de ello, Cercas gusta invitar al lector a un constante deambular a través de los meandros que componen la geografía de nuestra memoria colectiva.

Es lo que sucede, una vez más, en su última novela Las leyes de la frontera (Mondadori, 2012), título sabiamente elegido por cuanto la frontera, real o simbólica, constituye el eje entorno al cual giran la trama y los personajes que en ella cobran vida. Primera frontera, la temporal, que también lo es política, aquella cuyos cimientos se hunden en la transición del franquismo a la democracia. Corre el verano de 1983 e Ignacio Cañas, él mismo morador de esa otra frontera entre la niñez y la edad adulta que es la adolescencia, decide atravesar la frontera más impermeable e invisible de todas, aquella que separa dos mundos que suelen ser irreconciliables, la de las diferencias sociales y de clases, la de los mitigados triunfos de la gran masa obrera y el perpetuo fracasar de la miríada de desheredados que pueblan los arrabales de cualquier ciudad.

¿Qué consecuencias pueden derivarse de los hechos y andanzas de un joven adolescente? ¿Hasta cuándo se hace notar la influencia de una amistad o una relación indigesta? ¿Dónde se sitúa exactamente esa otra frontera que separa el bien del mal?

Cercas responde a estas cuestiones en la persona del joven Ignacio Caña, alias el Gafitas, un chico sin historias en gran medida ajeno, como tantos otros de su generación, a los grandes desafíos de la época que le está tocando vivir. Vilipendiado por sus compañeros de clase, solitario y sin amigos, Ignacio conoce a Tere, sufre los terribles efectos de su seducción para, de su mano, entrar a formar parte de la banda del Zarco, un delincuente en devenir que acabará ingresando en prisión tras una larga cadena de delitos, en muchos de los cuales Ignacio participa escapando a la justicia. Años más tardes, en 1999, cuando todo parece olvidado, el hombre de provecho en el que se ha transformado Ignacio Cañas, ve aparecer en el despacho de su gabinete de abogado ese espectro de su pasado en el que se había convertido Tere. Con ella no solo renace la pasión amorosa, ambivalente, que ambos vivieron en el pasado; también reaparece el Zarco y la sombra de una traición que le ha perseguido siempre.

Al estilo de una crónica periodística, construida a partir de supuestas entrevistas realizadas a testigos presenciales de los hechos, lo que le concede no poco realismo, Las leyes de la frontera es una crónica de una parte esencial de la historia moderna de España y de la historia personal de muchos de nosotros, la de aquellos que nacimos en la primera mitad de la década de los sesenta y vimos transformarse el panorama político de España tras la muerte del Caudillo, la llegada de los primeros vientos de libertad y ciertas formas de “inmoralidad y libertinaje” muchas veces investidas de un falso progresismo. La aparición de bandas armadas lideradas por cabecillas como el encarnado en la novela por el personaje del Zarco, a quienes el cine y la prensa amarilla se encargarían de conferir el carácter de mito, fue uno de los muchos fenómenos sociales que marcaron la vida de esa época y que merece la pena conocer o recordar.

Las leyes de la frontera está disponible en Las Américas

Francisco Hermosín
Librero