Metropolis Bleu es Metrópolis Azul

Pedro Ruiz – Le Devoir

El martes 20 de marzo, pude asistir a la conferencia de prensa en la que se presentó la programación de la décimocuarta edición del festival literario Metropolis Bleu que se celebrará entre los días 18 y 23 del próximo mes de abril.

Lo primero que pude constatar es hasta qué punto el festival ha rejuvenecido desde que, hace ahora diecisiete meses, le fuera otorgada la presidencia a William St-Hilare, hacia quien no disimularé mi admiración aunque me abstendré de exponer aquí los motivos por no ser éste el lugar ni el momento para hacerlo.

Con el apoyo de su nuevo equipo de dirección, entre quienes destaca su director de programación Gregory McCormick, William St-Hilaire ha conseguido estructurar un festival digno de esta segunda década del siglo XXI de la que ya llevamos andado el primer trecho: Un sitio web cuyo nuevo diseño facilita la consulta y difusión de sus actividades y una programación repleta de diversos géneros literarios y de autores venidos de distintos países y que escriben en distintas lenguas.

El festival propone más de 150 actividades, cinco de las cuales tendremos el honor de acoger en los locales de la librería Las Américas situados a escasos 50 metros del Hotel Opus, sede principal.

Podría decirles mucho más pero sin duda habrá otros que lo hagan mejor y con más lujo de detalles. Lo que sí quiero poner de relieve es el hecho de que Metropolis Bleu – Blue Metropolis se convierte de nuevo en METRÓPOLIS AZUL, ese que un día recibiera al gran Carlos Fuentes, tiñéndose ahora no de un azul pálido o desvaído, sino de un azul tan intenso como ese mar poderoso y ritmado, similar a un océano de palabras en ebullición, que lame y relame las costas del Caribe. Es el azul de Leonardo Padura y Wendy Guerra, cubanos moradores en Cuba, pero también el de Eduardo Manet, cubano residente en Francia, y el de Jorge Carrigan, cuyas raíces cubanas prendieron en la ciudad Ottawa para seguir dando frutos de fuerte sabor caribeño. Es el azul de Juan Gabriel Vásquez, el colombiano de Historia secreta de Costaguana y de El ruido de las cosas al caer, como también lo es, en sus tonos mediterráneos, el de la catalana Teresa Solana.

Quienes por nacimiento o por adopción germinamos en el fértil sustrato de los diferentes acentos de la lengua española, no podemos por menos que sentirnos satisfechos de esta nutrida presencia hispana, uno de cuyos artífices es el periodista y animador cultural Jean Fugère, desde hace años umbilicalmente unido a Cuba y su vida literaria y cultural.

Ya están advertidos. Ahora solo les queda venir a entintarse (de azul) superficialmente o hasta las mismísimas entrañas, que la literatura, igual que una buena salsa, también se disfruta mojando en ella ese pedazo de pan que cotidianamente nos llevamos a la boca.

Más información en la página web del festival www.metropolisbleu.org.

Información adicional y detallada sobre los eventos hispanos en nuestro sitio web, nuestro blog,  en  Facebook y  Twitter

!!!BUEN FESTIVAL !!!

Francisco Hermosín