La literatura como zona de debate – Antonio Lozano en Montreal

Antonio Lozano en el FIL (Festival International de la Littérature, Montreal, 2012)

Antonio Lozano y Francisco
Hermosín en los momentos previos a la presentación que tuvo lugar en los
locales de la librería Las Américas el 
21-09-2012.

En el mes de septiembre de 2012,  durante el Festival International de la littérature de Montréal, más conocido como FIL, librería Las Américas tuvo el honor de acoger al escritor español Antonio Lozano, tangerino de origen y afincado, desde hace años, en la isla canaria de Gran Canaria.

Antonio Lozano participó en varias actividades organizadas por el colectivo Lizez l’Europe, una agrupación de organismos representantes de diferentes países europeos deseosos de mostrar al público montrealés un panorama novedoso y actual de sus respectivas literaturas contemporáneas. En el caso de España, y gracias al apoyo del Consulado general de España en Montreal, Las Américas colaboró junto con el Centro de Recursos del Español de Montreal con el fin de hacer de esta visita un evento destacado.


Antonio
Lozano supo subyugar a los participantes de la Balade litteraire en un marco
audiovisual inspirado de su novela Harraga. 23-09-2012

Antonio lozano es el autor de media docena de novelas de las cuales Harraga (Zoela 2002/Zech 2011), la primera de entre todas, quizás sea la que más se ha granjeado los halagos de la crítica y la atención de los lectores. 
En Harraga, Antonio Lozano combina sabiamente la fluidez y musicalidad de su prosa con una profunda comprensión del tremendo drama que describe, siendo posiblemente esa sencillez impregnada hasta la médula de verdad y autenticidad, la que quizás explique en buena parte la atribución del Prix Marseillais du polar 2008 y su muy reciente reedición por la editorial canaria Zeck.

Sencillez, autenticidad y humanidad, son rasgos dominantes en la personalidad y la obra de Antonio Lozano. Aquellos que lo conocen estarán de acuerdo conmigo al afirmar que no existe ninguna incoherencia o contradicción entre la una y la otra. Antonio Lozano es un humanista deseoso de hacer llegar a todos los oídos la enorme injusticia a la que cotidianamente deben hacer frente los olvidados y desplazados de este mundo. La novela negra, su género de predilección, es precisamente el instrumento por medio del cual conseguirlo. Así, al contrario de lo que ocurre con la notica periodística, que suele implicar una asepsia y un alejamiento del receptor con respecto a la realidad tratada, la literatura, la novela negra en particular, posibilita un claro posicionamiento moral y una aproximación a los individuos y a los hechos con los que conseguir fracturar los muros del anonimato.

Donde mueren los ríos (Almuzara, 2007), Las cenizas de Bagdad (Almuzara, 2009) y, en menor medida, Preludio para una muerte (Ed. b, 2006) y La sombra del minotauro (Ed. b, 2011) -estas dos más ancladas en la tradición de la novela policiaca- son fieles a esa constante. Sin embargo, ninguna de ellas iguala en su maestría narrativa ni en su nivel de compromiso El caso Sankara (Almuzara, 2006), la novela que Antonio Lozano considera su obra más acabada y a la que le fue otorgada el Premio Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona en 2006. Usando de patrones propios del thriller político, Antonio Lozano rememora en esta novela la vida y obra del que fuera presidente de Burkina Faso de 1983 a 1987, Thomas Sankara, asesinado por orden de su amigo y compañero de armas Blaise Compaoré con el objeto de hacerse con el poder. 

En la persona de Emmanuel Durand, periodista francés que en aquellos momentos se encontraba presente en Burkina Faso realizando una serie de entrevista a Sankara, Antonio Lozano encuentra el instrumento por medio del cual llevar a cabo todo un análisis de los momentos previos al asesinato del líder político, de las circunstancias que lo rodearon y de los intereses escondidos detrás de tal magnicidio, a los que no son ajenos los de un país de la talla de Francia. 
En una entrevista recogida en el sitio oficial de Thomas Sankara, Antonio Lozano expresaba algunas de las motivaciones que le llevaron a escribir el libro: “rendir mi modesta contribución a la difusión de su personalidad y de su obra, pero también, de las circunstancias de su asesinato y de las oscuras relaciones existentes entre Francia y sus antiguas colonias”.

Gran narrador de historias, Antonio Lozano es el fundador del Festival del Sur-Encuentro Teatral Tres Continentes, un evento que reúne a compañías de África, América y Europa con el fin de crear un espacio para el encuentro y el diálogo entre las culturas de los tres continentes vinculados al archipiélago canario. Dirige también el Festival Internacional de Narración Oral Cuenta con Agüimes, el de mayor antigüedad en España, entre cuyos objetivos fundamentales son la reivindicación de la palabra como elemento esencial de la comunicación humana, la recuperación del hábito de contar y el encuentro multicultural en torno a la oralidad.

Este es el hombre al que tuvimos el gusto de conocer, y la obra a la que pudo asomarse un nutrido grupo de lectores montrealenses, gracias a una variada serie de actividades organizadas por el colectivo Lisez l’Europe a mediados del pasado mes de septiembre bajo el lema Lisez la littérature engagée (Lean la literatura comprometida). Con él compartieron cartelera el escritor catalán Pep Coll, el italiano Marco Malvaldi y la autora alemana Carolin Emcke.

Antonio Lozano trabaja actualmente en la escritura de dos nuevas novelas que, podemos estar seguro, no defraudarán a sus lectores.

Francisco Hermosín
Librero