Ignacio del Valle en el festival Metrópolis Azul en Montreal

Ignacio del Valle, fotografía tomada de su sitio oficial
 Agradecemos a:
su patrocinio para las actividades de
Ignacio del Valle en el festival Metropolis Bleu

Ignacio del Valle estará presente en el festival literario Metrópolis Azul en Montreal. Contaremos con su presencia en la Librería Las Américas y en el Instituto Goethe de Montreal para las actividades siguientes:

Duración: 60 minutos

Caras, tigres y fugitivas: Lecturas en idioma español
Sábado 27 de abril a las 14h
En: Librería Las Américas
Duración 60 minutos

Literature as refuge
Auspiciado por el colectivo Lisez l’Europe
Instituto Goethe
Sábado 27 de abril a las 15h
Duración: 60 minutos
De Ignacio del Valle se podría decir que goza de una sólida posición, aunque demasiado discreta aún, en el actual panorama literario español. 
La solidez se la proporcionan sus siete novelas ya publicadas (algunas premiadas), el hecho de que una de ellas, El tiempo de los emperadores extraños, haya sido llevada al cine por Gerardo Herrero bajo el título Silencio en la nieve, y los más de cuarenta galardones obtenidos por la escritura de sus numerosos relatos, una selección de los cuales acaba de ser publicada con  el título de Caminando sobre las aguas por la editorial Páginas de Espuma. 
¿Puede entonces ser discreto quien además colabora asiduamente en diversos medios públicos de difusión como la radio o la prensa escrita? Sin lugar a dudas, debiéndose buscar la causas en, por un lado, la magnitud de dicho panorama literario y, por otro, en el hecho de que, como el propio Ignacio del Valle lo ha mencionado alguna vez, haya carecido de padrinos con los que acudir a la pila bautismal de la escritura y haya debido abrirse camino él solo en tan basto frente.

Esa discreción nos sorprende, no obstante, desde el instante mismo en el que cualquiera de sus libros cae en nuestras manos. 

La escritura de Ignacio del Valle es prístina y meridiana, lo que denota un gran conocimiento de nuestra lengua y un total dominio de su sintaxis, algo de lo que adolecen hoy en día muchos de los autores coronados con los laureles del éxito. Una simplicidad que, elevada al rango de arte y amalgamada a tramas magníficamente hilvanadas, a personajes profundamente reales y a contextos sólidamente construidos gracias a un concienzudo trabajo de documentación, convierte cada uno de los libro de Ignacio del Valle en una experiencia casi extática de cuyas impresiones el lector tardará en reponerse. 
 Ignacio del Valle afecciona temas y valores universales: el amor, el miedo, el odio, la identidad, la condición humana, las crisis sociales y personales, la guerra…; temas que nos llevan a una profunda reflexión sobre nosotros mismos y el mundo en el cual vivimos. Porque, entre otras cosas, como él comenta: la labor del escritor consiste en tratar de estructurar y poner orden en todo ese caos que impera en el mundo, en recrearlo de forma ordenada y coherente en cada uno de los libros que escribe. 
No podía ser de otro modo para quien, como es el caso de Ignacio del Valle, la escritura es una necesidad innata a la que ha decidido consagrar lo más claro de su existencia.